Trabaja para conseguir tus sueños – MF31 – Día 7

trabaja-conseguir-sueñosComparativa de Bancos ofrece un plan mensual para mejorar tus finanzas. Todo lo que necesitas es una mente abierta y una hora diaria.

Durante los artículos anteriores, identificamos nuestros principales valores (día 1) y los usamos para crear nuestros objetivos (día 2) y nuestros planes derivados de estos valores (día 3). Después, reflexionamos un tiempo para descubrir qué vale en realidad nuestro tiempo de trabajo (día 6). Hoy, vamos a combinar todo esto para que trabajes sobre ello durante el fin de semana.

Si has estado siguiendo el plan, probablemente ahora estarás trabajando en los números de este. Todavía no los vamos a evaluar (después de todo, aún te quedan unos días antes de tener números reales), pero te estarás dando cuenta de que vas a tener que ahorrar algo de dinero para ir cumpliendo tus objetivos.

Sin embargo, el gran secreto es el hecho de que puedes trabajar para conseguir tus sueños en lugar de trabajar sólo porque sí. Ayer calculamos nuestro verdadero salario por hora, para que supieras cuánto ganas por cada hora que haces algo que tiene que ver con tu trabajo. Ahora vamos a transformar este salario en algo que tiene más sentido.

Coge una nueva hoja de papel y apunta tus diez objetivos. Hoy vamos a hacer un esquema que te va a permitir ir a trabajar con más energía, porque vas a ver la conexión directa que hay entre el tiempo en el trabajo y tus sueños.

En cuanto a tus objetivos, apunta también cada una de tus deudas. Para poder conseguir tus sueños vas a tener que pagar esas deudas, por lo tanto escribe todas y cada una de tus deudas en la lista.

Ahora vamos a añadir un último punto: los gastos diarios. Obviamente, incluso cuando trabajamos para conseguir nuestros sueños, necesitamos cubrir nuestros gastos diarios, como luz, comida, agua y todo lo demás que fundamental para ti.

En la parte inferior escribe TOTAL y luego en el extremo derecho escribe la cantidad total de horas que trabajas a la semana, que la calculamos antes de ayer.

Lo que vamos a ir haciendo es ver cuántas horas podemos pasar en el trabajo en cada uno de estos temas. Una vez que hemos hecho este primer borrador, lo podemos usar como referencia hasta que lo perfeccionemos más adelante.

¡Así que vamos a empezar! Lo primero, hasta que estés seguro de cómo tu vida va a ser reequilibrada, incluye el 60% del total de horas en la casilla de “gastos diarios”. Por ejemplo, supongamos que tu número total de horas durante una semana es de 80. Entonces debes incluir 48 horas al lado de los gastos diarios. Esta cifra podría ser mayor y lo evaluaremos más detenidamente en los próximos días.

Ahora, vamos a coger las deudas. Si tienes deudas, debes poner el 25% de tus horas para pagarlas. Por ejemplo, si trabajas 80 horas, 20 de ellas deberían utilizarse para el pago de deudas. Ten en cuenta que se trata de pagos extraordinarios, tus deudas mínimas básicas están incluidas en los “gastos diarios”. Cuando liquides (o si ya no las tienes) tus deudas todo el tiempo destinado a pagarlas pasarás directamente a invertirlas en tus sueños.

El 15% restante asígnalo en partes iguales a cada uno de tus sueños. A mí me quedaban 12 horas, por tanto, he puesto 1.2 horas en cada uno de mis sueños.

¿Y todo esto para qué? En primer lugar, si multiplicas tu salario por hora por las horas que has asignado, obtendrás cuánto puedes gastar a la semana en cada elemento. Si estás pensando que esto es una especie de presupuesto, tienes razón en cierto modo, pero en lugar de una lista de los gastos que suponen las cosas que necesitas, estos es un “presupuesto hacia tus sueños”, un sistema que te permite seguir tus objetivos para conseguir tus sueños.

En segundo lugar, esto te permite descubrir tus objetivos reales en tu trabajo. Esta es la parte realmente poderosa de todo esto. Muy a menudo, nos despertamos por la mañana y nos arrastramos hacia el trabajo deseando hacer cualquier otra cosa que no sea trabajar. Cuando te das cuenta de que una parte de tu jornada de trabajo se dedica exclusivamente a tu sueño, se hace más fácil. Para mí, lo más difícil del día es prepararme por la mañana. Prefiero sentarme con una taza de café y ver mi e-mail, después ducharme, y llevar a mi hijo a la guardería. Así que para mí, la primera hora del día es una hora en la que estoy trabajando para conseguir mis metas. Mientras estoy en la ducha o en el coche de camino a la guardería, me recuerdo a mí mismo, una y otra vez, que estoy trabajando exclusivamente para conseguir mi sueño. Me imagino este  sueño y me siento mejor al respecto.

Este ejercicio te enseña dos lecciones vitales. En primer lugar, los distintos aspectos de tu vida que están conectados: tu trabajo, tu sueldo, tus sueños y tus objetivos. Están todos juntos en un gran cuadro. Muchas personas suelen separarlas y no ven la forma en que estas cosas se relacionan entre sí.

En segundo lugar, este ejercicio nos revela que se puede conectar el trabajo que hacemos todos los días directamente con nuestros sueños. Este es el verdadero poder del ejercicio, creo. Cada día que vayas a trabajar, puedes relacionar alguna de las tareas que menos te gusta con el logro de un objetivo. Solamente elige una tarea y, mientras la estés haciendo, recuerda que la estás haciendo para poder vivir en esa hermosa casa o para poder viajar a Italia con su esposa.

Mañana vamos a empezar a romper este cuadro pieza por pieza, empezando por los gastos diarios. El objetivo es crear un cuadro de tu vida, con los gastos que limitan una bella imagen de tus sueños.

¿De acuerdo?

2 Responses to “Trabaja para conseguir tus sueños – MF31 – Día 7”

  1. Anita Parraga

    tengo muchas metas en mi vida y quisiera ponerlas en practica soy una mujer muy emprendedora siempre ando maquinando k hacer tengo una meta y quisiera cumplirla para esto tengo k hacer muchos esfuerzos solo le pido a mi dios k me de mucha salud para poder cumplir mis metas gracias a dios tengo una familia maravillosa

    Responder
    • ROCIO

      Que Dios te siga llenando de salud para cumplir con todas tus metas y disfrutar de la felicidad de la familia. Que bueno leer comentarios tan positivos como los tuyos, Dios te bendiga

      Responder

Deja una Respuesta