Quiero algo, pero no sé el qué

Hace cuatro años, escribí esa frase en mi diario.

Fue el primer signo de que había en mí un alto grado de infelicidad con mi carrera, mis finanzas y mi manera de gastar.

Durante los dos años siguientes, invertí buena parte de mi tiempo – y bastante cantidad de dinero – en perseguir distintas cosas. Me lanzaba a hacer algo que había descubierto, gastaba en ello un montón de dinero (y tiempo),  y después descubría que en realidad era algo que no me hacía feliz.

Así que me dedicaba a hacer lo mismo con cualquier otra cosa.

Tenis. Videojuegos. Gadgets. Coleccionables. Equipamiento deportivo. Equipo informático. Montones de libros nuevos. DVDs. Viajes.

Quería algo, pero no sabía qué era.

Resultó qué, después de haberme endeudado bastante más de lo que ya estaba, descubrí que lo que había estado buscando era una vida más sencilla, con menos deuda y más libertad profesional y personal.

Probablemente muchos de los lectores de esta página han terminado en ella porque tienen un problema similar. Asfixiados por las deudas, con un trabajo que no tienen más remedio que mantener, indefensos en manos de sus jefes. No les gusta cómo son las cosas y se ven comprando esto o aquello, tirando el dinero sin que nada realmente les pueda satisfacer.

Si ese es tu caso, voy a proponerte una solución. Siéntate y trata de imaginar cómo quieres vivir dentro de cinco años. Hazlo detalladamente. Especifica las cosas que realmente quieres que te ocurran en ese periodo de tiempo. Céntrate en las que te parecen más importantes cuando piensas en ese futuro.

Cuando hayas terminado, escribe esas ideas clave en un papel y deja atrás todo lo demás (salvo las responsabilidades a las que estés obligado). Deja de gastar dinero en cosas que no te acerquen a esas metas. Cada vez que gastes un euro, ten siempre en mente esa visión general.

No importa nada más.

Cuando empiezas a encarar la vida con esa actitud, comienza a ser mucho más sencillo hacer las cosas que antes parecían difíciles. En lugar de ir pasando de un objeto a otro, lleno de infelicidad y estrés, comenzarás a percibir una cierta unidad en tu trabajo y tus decisiones financieras y personales.

Me llevó dos años darme cuenta de esto, y algo más ponerlo en práctica.

Pero cuando comparo mi vida anterior con la que tengo ahora, no me puedo creer lo mucho que ha cambiado. Ya apenas recuerdo – o me preocupo – de cosas que en aquella época me parecía importantísimas. A veces hasta sonrío al pensar en ello. Al darme cuenta de cuáles eran mis verdaderas metas – lo que realmente quería hacer – y poner esos objetivos por encima de todo, todas las distracciones y el gasto innecesario sencillamente se esfumaron.

Puedes empezar hoy mismo. Dedica una hora a pensar cómo quieres que sea tu vida dentro de cinco años. Céntrate en las cosas que de verdad te den felicidad. Sintetiza los elementos fundamentales, las cosas más importaste que quieres conservar o lograr.

Después céntrate en ellas y descarta todo lo demás. Te sorprenderá lo fácil que resulta ser todo al final. Sólo es cuestión de dar el primer paso.

Si este artículo te ha parecido interesante y hablas inglés, visita thesimpledollar.com.

4 Responses to “Quiero algo, pero no sé el qué”

  1. Luis Felipe

    Hola, antes que nada quisiera felicitarlos por su excelente página.
    Me da mucho gusto saber que hay gente preocupada por otros; que como yo, en algún momento de nuestras vidas, buscamos respuestas.

    Justo hoy conocí su página por "accidente" y con sólo haber leído un par de artículos, ya estoy maravillado. Realmente resulta muy útil esta información para todos los que buscamos alguna orientación tanto a nivel financiero como personal.

    Particularmente este artículo me vino como anillo al dedo, ya que me encuentro en una situación similar, y me hizo recapacitar sobre el rumbo que quiero darle a mi vida.

    Bueno, sin más, me despido, no sin antes reiterarles mi agradecimiento por tan extraordinaria labor.

    Les desea el mejor de los éxitos, su amigo:

    Luis Felipe

    Responder
  2. ¿Cómo definimos la libertad financiera? | Comparativa Bancos

    [...] financiera” (definida por y para una persona en concreto), corremos el peligro de no obtener la verdadera libertad sin importar nuestro nivel de [...]

    Responder
  3. Gasta en función de quién eres, no de quién quieres ser | Comparativa Bancos

    [...] he escrito alguna vez sobre mi obsesión con los gadgets electrónicos y los libros de todo tipo, y cómo me han costado bastante dinero a lo largo de los años. En [...]

    Responder
  4. Trabajo y Felicidad

    [...] crisis laboral que puedas estar atravesando, te propongo cuatro pequeños consejos para encontrar el camino de la felicidad en el trabajo a largo [...]

    Responder

Deja una Respuesta