Paso a paso

Durante bastante tiempo he estado observando los esfuerzos de un amigo para perder peso. Siempre tenía una fase en la que me contaba que había ido al gimnasio de forma regular, lo bien que estaba llevando la dieta (“hoy solo he comido una manzana.”), etc.

Más tarde empezaba a escucharle decir cosas del tipo “hoy estaba muy cansado para ir al gimnasio”, o lo buena que estaba la nueva hamburguesa del Burger King. Después llegaban los inevitables remordimientos (“¿Por qué sigo fallando? Estoy decepcionado conmigo mismo.”) y la resolución posterior de volver a ponerse manos a la obra.

Y el ciclo se repetía.

Su intención es buena y, en general, está haciendo progresos. El único problema es que estaba siguiendo un modelo de “cinco pasos adelante, cuatro pasos atrás”. Quería empezar todos los cambios a la vez y al máximo nivel, tanto en su dieta como en la cantidad de ejercicio.

Pienso que un paso adelante es mejor que cinco adelante y cuatro atrás. Externamente los progresos son idénticos, pero el proceso es muy distinto. Esos cinco pasos adelante, cuatro atrás, te dejan exhausto mental y físicamente, y reducen la autoconfianza.

Le sugerí que intentase conseguir una sola cosa a la semana. Ponerse un objetivo pequeño para la semana entrante y lograrlo, dejando el resto de su rutina exactamente igual.

¿Sabéis qué? Una semana después me dijo que había conseguido comer menos de 2.500 calorías cada día de esa semana, y que había sido mucho más fácil de lo que había imaginado. Todo lo que había hecho era empezar sus comidas con alimentos bajos en calorías, llenándose parcialmente con ellos.

Una estrategia simple y un cambio que puede repetir una y otra vez centrándose en él hasta que se convierta en parte de su rutina habitual.

Soy una firme defensora de la filosofía del “paso a paso”. He visto que tiene más éxito que otros métodos. Si empiezas de golpe con tres o cuatro grandes cambios o proyectos a la vez, normalmente acabarás fallando en todos ellos. Si te centras en uno, tienes más posibilidades de éxito, y luego puedes seguir introduciendo poco a poco los siguientes.

Cuando empezaba a escribir intenté hacer algo parecido a lo que hacía mi amigo, empezar con varios proyectos a la vez, y tuve que dejar algunos por el camino, porque no estaba acostumbrada a escribir de forma diaria. Además, en algunas ocasiones mi trabajo fue más bien mediocre. Una vez que empecé a incorporar los distintos proyectos de forma progresiva, se me hizo todo mucho más llevadero. A veces sigo mordiendo más de lo que puedo tragar, pero normalmente salgo bien librada y he aprendido a calibrar mejor lo que puedo y no puedo hacer con el tiempo del que dispongo.

No intentes hacer un gran cambio en tu vida. Las mayores transformaciones no suelen ocurrir de la noche a la mañana. En lugar de eso, empieza por un cambio pequeño y céntrate en él completamente. Puede llevarte muy lejos.

Si sabes inglés puedes leer más artículos como este en thesimpledollar.com.

One Response to “Paso a paso”

  1. Dietas y finanzas | Comparativa Bancos

    [...] para obtener resultados visibles más rápido y sentirnos motivados, por lo general hacer las cosas paso a paso, con un poco de trabajo diario (aunque sea aburrido), es lo que nos lleva al [...]

    Responder

Deja una Respuesta