La regla del 40/30/30

40-30-30¿Qué significa esta regla? Sencillamente, que cuando te estás preparando para cualquier cosa en tu vida, solo el 40% de esa preparación es física – el resto es mental. Un 30% de ese resto son habilidades técnicas y experiencia, y el otro 30% tu capacidad para asumir riesgos.

Esta “regla” aparece una y otra vez en diferentes áreas de la vida. Aquí hay algunos ejemplos que he podido ver o experimentar:

Cuando juego a algo a lo que he jugado muchas veces, sé por intuición cuál debe ser mi siguiente movimiento gracias a los años de experiencia (el 30% de habilidad técnica y experiencia del que hablábamos). Sin embargo, también me doy cuenta de que me resulta muy fácil caer en la tentación de usar la misma estrategia una y otra vez porque, de alguna forma, me he convencido de que es la mejor. Así que si combino esa experiencia con una nueva estrategia (el otro 30%), puede que pierda – o puede que descubra una forma mejor de jugar.

Con las inversiones, lo mejor es tener claro el nivel de tolerancia al riesgo que tenemos, y eso sólo se consigue con el tiempo (experiencia). Por otra parte, es un hecho que si no subimos un poco ese nivel de tolerancia y buscamos nuevas oportunidades de inversión de cuando en cuando (riesgo), puede que perdamos grandes oportunidades.

Esto también ocurre con nuestra carrera profesional, tanto si eres un emprendedor como si trabajas para una gran empresa. Llegará un día en el que tengas una rutina bien engrasada que te permita hacer tu trabajo (experiencia), pero si quieres destacar, tienes que salir de ella (riesgo).

La regla del 40/30/30 nos proporciona una buena combinación para el éxito, no importa en qué campo.

Haz algo que aporte valor (el primer 40%). Significa que estás dispuesto a levantarte de sofá y hacer algo. Tal vez sea ascender en tu carrera, o empezar con un nuevo hobby. Tal vez sea empezar a invertir. El 40% del camino consiste en intentarlo.

Sé perseverante (el siguiente 30%). No dejes que tu iniciativa decaiga o entre en la apatía. Cuando más trabajes en ello, más fácil te resultarás. Y lo que es más importante, acabará saliéndote de forma natural.

Asume riesgos (el 30% final). No hagas las cosas siempre igual. Cuando ya somos muy diestros en algo, es fácil caer en la rutina. Nunca dejes de observar lo que hacer para buscar fórmulas alternativas. Esto no hace solo que tus habilidades aumenten, mejorando tu rutina básica, sino que también te permitirá descubrir formas nuevas de hacer las cosas.

Estupendo… pero, ¿cómo haces esto? ¿Cómo puedes aplicar la regla del 40/30/30 a tu vida? El primera paso más obvio es descubrir cuál es el área en la que quieres mejorar. ¿Quieres pagar tus deudas? ¿Mejorar tu forma de tocar un instrumento musical? ¿Quieres conseguir un ascenso? ¿Quieres convertirte en emprendedor?

Una vez que hayas descubierto lo que quieres hacer, infórmate un poco. Averigua qué vas a necesitar para conseguir tus objetivos.

Después, empieza a practicar y a mejorar tus habilidades. La mejor forma de hacerlo es empezar a trabajar en ello cada día. Un proyecto de 30 días puede ser útil para esto. Comprométete a trabajar todos los días durante treinta días para mejorar tus habilidades (si es posible). Cuando ese periodo acabe, probablemente hayas mejorado mucho.

Además, treinta días suele ser suficiente para establecer una nueva rutina en tu vida, así que sigue adelante hasta que se convierta en algo perfectamente normal y sencillo.

Después, asume riesgos. Cambia lo que estás haciendo de forma sutil. Haz que sea más difícil, o al menos diferente. Explora caminos nuevos. Si estás dando un paseo todos los días para hacer ejercicio, empieza a caminar algo más rápido, o usa un cronómetro para ir bajando el tiempo de tu ruta. Si estás tratando de ascender en tu trabajo, preséntate voluntario para alguna tarea que no hayas evitado hacer anteriormente, como una presentación. Si eres un inversor, busca nuevas valores y por algún dinero en ellos tras haberlos estudiado.

En este punto es cuando te darás cuenta que las habilidades que ya tienes te ayudarán a afrontar el nuevo reto. Podrás tener un mejor trabajo, una mejor cartera de inversiones o, simplemente, estar más en forma.

Si este artículo te ha parecido interesante y hablas inglés, visita thesimpledollar.com.

2 Responses to “La regla del 40/30/30”

  1. xavi

    Gracias Eva por tu tiempo.

    Responder
  2. Gasta en función de quién eres, no de quién quieres ser | Comparativa Bancos

    [...] modelo de ordenador en combinación con el más avanzado procesador de textos. En realidad, es la práctica lo que nos hace mejores en las cosas que nos gustan o que deseamos hacer, no el [...]

    Responder

Deja una Respuesta