Tarjeta de Crédito y de Debito, juntas pero no revueltas

tarjeta-de-credito-debito

 

Todo el mundo sabe que es una Tarjeta de Crédito o una Tarjeta de Débito, pero es probable que muchos no conozcan a fondo las ventajas e inconvenientes de cada una, que se debe hacer con ellas y que no. Pues eso es lo que vamos a explicar hoy y para hacerlo, nada mejor que la Tarjeta Citi Oro de Citibank y la Tarjeta 4B Mastercard de Openbank.

La Tarjeta de Débito, la multiuso

Con ella podemos comprar o retirar efectivo de cajeros, normalmente nos la ofrecen por defecto cuando abrimos una cuenta corriente y en el caso de la Tarjeta 4B Mastercard de Openbank, no nos cobran comisiones de emisión ni mantenimiento. Por otro lado, si retiramos efectivo de cajeros de su red, tampoco tiene coste y algunas ventajas más que puedes revisar en las condiciones contractuales aquí.

Por tanto, es una tarjeta para compras y retiradas de dinero, con una ventaja, que también puede ser un inconveniente y es que si no tienes saldo en tu cuenta, no puedes utilizarla. Como es lógico, tampoco hay intereses de devolución, pues no hay nada que devolver. Eso sí, si tienes que hacer una compra de un importe alto, quizás te convenga más la otra tarjeta y debes estar alerta para disponer de fondos cuando la uses.

La Tarjeta de Crédito, la de las compras

Esta tarjeta se diferencia de la anterior en que el banco te ofrece un límite de crédito, para comprar, disponer de efectivo o hacer traspasos a tu cuenta asociada. Por otro lado, el banco te ofrece varias posibilidades para amortizarlo, pago único o aplazado con mensualidades constantes o un porcentaje sobre la deuda cada mes, es el caso de la Tarjeta Citi Oro de Citibank.

Si revisas las condiciones de su contrato (puedes hacerlo en este enlace), verás que no te cobran comisiones, eso sí, tienes un interés acreedor que se calculará sobre la deuda pendiente. Además, la Tarjeta de Crédito suelen cobrarte comisiones por las retiradas de efectivos y traspasos a cuenta, aunque el cajero sea de la red del banco.

Por otro lado,  se dividen en la Clásica, Oro y Platino, estas categorías se asignan en función del límite de crédito, siendo mayor el de la Platino. Pero como hemos dicho, es una tarjeta que sirve, sobre todo, para lo que sirve, que es comprar y más si el importe de la compra es elevado;  para retirar efectivo mejor la de débito y los traspasos, solo si evitas con ello tener saldos deudores con tu banco, que suelen salir más caros.

Esperamos que esta entrada os haya aclarado las ventajas e inconvenientes de estos dos tipos de producto, la Tarjeta de Crédito y la de Débito. Quedamos a vuestra disposición para cualquier pregunta que tengáis y recordad que podemos analizar vuestra situación financiera y recomendaros sin compromiso la opción más adecuada.

Deja una Respuesta