Segunda hipoteca

La segunda hipoteca, por definición, es aquella que se formaliza sobre un bien ya gravado con una hipoteca anterior, es decir, sería una hipoteca que se concede sobre una vivienda que ya tiene otra hipoteca anteriormente que puede estar pagada en su totalidad, o no.

Una segunda hipoteca se formaliza siempre por una porcentaje inferior sobre el valor de tasación. Por ejemplo, si la primera hipoteca se formalizó sobre el 80% del valor de tasación de la vivienda, la segunda hipoteca se suele formalizar por un 20%, para llegar hasta el 100% del total de la tasación.

Pero esta segunda hipoteca no siempre se contrata en el mismo momento de la compra y muchas veces se suele pedir en situación de necesidad financiera para lo que se utiliza el mismo bien ya hipotecado como garantía, aunque en caso de ejecución hipotecaria es la primera hipoteca la que tiene preferencia.

Es decir, si se realiza una ejecución hipotecaria por impago, el dinero se destinará a saldar la deuda generada por la primera hipoteca, con lo que la deuda de la segunda quedará intacta y el titular de la misma tendrá que hacer frente a la deuda de la segunda hipoteca.

Por otro lado, el tipo de interés, en forma de diferencial sobre el Euribor, es más elevado en la segunda hipoteca que en la primera, ya que el riesgo existente para la entidad financiera es mayor, lo que también provoca que los requisitos de ingresos sean más elevados, de forma que es más complejo acceder a esta segunda hipoteca.

Sin embargo, en los momentos de crisis actuales la concesión de estas segundas hipotecas se ha reducido de manera drástica, habida cuenta de las dificultades que están encontrando la mayoría de las familias hipotecas para poder hacer frente a sus primeras hipotecas.

A su vez, esta reducción se ha producido también por el parón que se ha producido en la compra de segundas residencias, y es que muchas familias utilizaban la segunda hipoteca sobre la vivienda habitual para hacer frente al pago de las entradas exigidas para la segunda vivienda, en una especie de hipoteca puente aunque sin llegar a serlo.

Deja una Respuesta