Los 5 tipos de inversión más comunes

Los 5 tipos de inversión más comunesCuando decidimos invertir pensando en nuestro futuro, puede ser difícil lanzarse a la piscina. Pero empezar es mucho más sencillo de lo que podría parecer.

Veamos algunas de las inversiones más populares que la gente suele elegir, junto con algunos trucos que pueden ayudarte, y cómo hacer uso de ellos.

1.      Fondos mutualistas

Muchos inversores empiezan con los fondos mutuos por una razón muy sencilla: proporcionan una cartera de inversión diversificada incluso si solo dispones de una cantidad de dinero modesta.

Los fondos de inversión recogen una gran cantidad de dinero de muchos inversores y después lo invierten colectivamente, generándole al inversor una rentabilidad proporcional al dinero invertido. Por lo tanto, se comparten las pérdidas y las ganancias de las inversiones realizadas por el fondo. Hay todo tipo de fondos mutualistas – pueden comprar acciones, bonos y muchas otras inversiones, incluyendo aquellas que se centran exclusivamente en una industria o en compañías que operan en un país concreto.

Puedes comprar participaciones en un fondo de inversión de dos maneras: directamente a través de la compañía que gestiona el fondo o a través de brokers que ofrecen una amplia selección con cientos de fondo distintos.

Los fondos mutualistas constituyen una buena fórmula para empezar a invertir. Con una pequeña cantidad de dinero puedes comprometerte con un plan de inversión que ya está en marcha.

2.      Acciones

Invertir en las acciones de una compañía individual te ayuda a afinar tu capacidad inversora.

Las acciones representan la titularidad de una compañía determinada, dándote el derecho a recibir dividendos y a votar en ciertos asuntos corporativos, incluyendo el nombramiento del consejo de administración que dirige la compañía y la aprobación de grandes eventos como, por ejemplo, una fusión.

Si a la compañía le van bien los negocios, el valor de la acción suele subir a largo plazo. Pero si la compañía tiene problemas, tus acciones pueden perder valor.

Algunas compañías ofrecen sus acciones a través de programas de inversión directos, pero la mayoría de los inversores que negocian con acciones usan cuentas de brokers. Pagarás comisiones por comprar y vender acciones, pero algunos brokers cobran cantidades bastante modestas para hacer que el negocio sea accesible incluso para personas con un capital de inversión limitado. Sin embargo, es necesario tener precaución: la probabilidad de mejorar los resultados eligiendo nuestras propias acciones en comparación con un buen fondo indexado no son tan altas.

3.      Bonos

Invertir en bonos también implica seleccionar compañías específicas y otros emisores de bonos, pero la relación es diferente. Con los bonos, prestas tu dinero al emisor del bono a cambio de la promesa de recibir pagos de intereses de forma periódica y recuperar el préstamo total al vencimiento del bono.

Los bonos suelen ofrece una rentabilidad más baja que las acciones, pero también hay un menor riesgo de perder la totalidad de la inversión, ya que aunque la compañía caiga y se declare en bancarrota, los tenedores de bonos son los primeros de la lista en recibir su pago, por delante de los accionistas. Algunos emisores ofrecen bonos directamente pero  en muchos casos es necesario acudir a una cuenta de broker para tener acceso.

4.      Fondos cotizados

Los fondos cotizados o ETFs son híbridos que combinan características del fondo mutualista y de las acciones.

Al igual que los fondos mutualistas, los ETFs reúnen dinero de múltiples inversores e incorporan muchas inversiones subyacentes. Comparten sin embargo con las acciones que también se negocian a través de brokers en la bolsa a lo largo de la jornada. Al combinar los atractivos de ambos sistemas de inversión, los ETFs han ganado popularidad en los últimos años.

Los brokers suelen cobrar las mismas comisiones por negociar ETFs que por comprar y vender acciones. Sin embargo, actualmente muchos brokers ofrecen promociones de fondos cotizados sin comisiones. La eliminación de comisiones puede suponer una gran diferencia en cuanto a la decisión de invertir en ETFs o en acciones, especialmente si no disponemos de una gran cantidad de dinero para invertir.

5.      Materias Primas

Las materias primas son objetos físicos que tienen valor, y van desde los metales industriales y preciosos hasta producciones agrícolas o energéticas. Con algunas materias primas – especialmente el oro y la plata – es fácil obtener la posesión física del objeto. Con otras, la mayoría de los inversores utilizan inversiones alternativas que no requieren que se tome posesión de los bienes físicos.

Dependiendo del tipo de materia prima, las cuentas de broker permiten con frecuencia el acceso a la inversión. Además, los ETFs y los operadores especializados pueden proporcionarte una exposición a cierto tipo de materias primas.

Encontrando el Mix Ideal

Aunque debes conocer todos estos tipos de inversiones, no tienes porqué invertir en todas ella.

Para los principiantes, un fondo mutualista básico o un ETF son probablemente la mejor forma de empezar. Al ir acumulando conocimientos y experiencia comenzaremos a sentirnos más cómodos y podremos incorporar acciones y bonos, así como inversiones en materias primas, para redondear nuestra cartera.

One Response to “Los 5 tipos de inversión más comunes”

  1. lady

    Me parece bueno conocer como funciona estas clases de inversiones, Existen fondos mutualistas en colombia?, solo he oido de eso, aunque no he estudiado nada al respecto he oido de estados unidos

    Responder

Deja una Respuesta