¿Eres un optimista o un pesimista?

Hay tantas decisiones sobre nuestras finanzas personales que están basadas en lo que pueda ocurrir en el futuro.

¿Las bolsas seguirán siendo fuertes, o volverán a caer?

¿El euro seguirá costando lo mismo?

¿Nos podremos jubilar por medido de la Seguridad Social, o debemos empezar a pensar en un plan de pensiones privado?

¿Tendremos inflación, o tal vez deflación?

¿Seguiré teniendo buena salud? ¿Y mi familia?

¿Conseguiré el trabajo de mis sueños, o estaré en el paro mucho tiempo?

Todas estas preguntas (y muchas más) necesitan que hagamos predicciones de futuro – y la verdad es que no podemos saber exactamente lo que nos deparará. Nadie puede. Solo podemos hacer suposiciones razonables y lo más informadas que podamos.

Los optimistas y los pesimistas

La mayoría de la gente suele ser optimista con respecto a su futuro. Creen que conservarán las cosas buenas que tienen en sus vidas y que conseguirán obtener más en el futuro. “Compraré esto hoy a crédito porque dentro de unos años ganaré más dinero.” “Haré eso más adelante, cuando esté jubilado y tenga dinero de sobra.”

Otros son pesimistas. Tienden a creer que las peores cosas imaginables están a la vuelta de la esquina y hacen planes para afrontarlas. Los tacaños están en este grupo normalmente, y también los que viven tan al día que no tienen una vida estable y consistente.

Los realistas

Son los que se sitúan en un saludable punto medio, los que no creen que les vaya a suceder lo peor, pero tampoco confían en que ocurra lo mejor. Yo creo que pertenezco a este grupo, pero con una buena tendencia al pesimismo que muchas veces tengo que obligarme a equilibrar.

Siempre me pregunto que si lo peor sucede, ¿sería capaz de resistir en embate con firmeza y volver a ponerme en pie?

Intento mantener mis elucubraciones en cosas que realmente puedan suceder. ¿Qué pasa si tengo una enfermedad o una lesión graves? ¿Qué sucede si la inflación se dispara?

Si no puedo explicarme claramente cómo las arreglaría en esos escenarios, intento imaginar un plan que me pudiera servir en un momento así.

Afortunadamente, creo que tengo la mayor parte de los escenarios posibles cubiertos. Una vez que esto está razonablemente bajo control, intento hacer planes para un futuro optimista.

Me pregunto que puedo hacer a día de hoy para maximizar mis oportunidades de alcanzar el mejor futuro posible. Intento planear la forma de conseguir las mejoras cosas en la vida. De hecho, siempre estoy intentando abrirme caminos nuevos, oportunidades distintas.

Para explicarlo de una forma sencilla, uso el dinero para cubrir los peores escenarios posibles y uso lo que puedo tener de energía y talento para construir un futuro prometedor.

¡Está fuera de mi control!

Sí, es cierto, cuando algo muy grave sucede hay muchas cosas que escapan a nuestro control. Eso no significa que debamos bajar los brazos y quedarnos paralizados sin hacer nada, y tampoco quiere decir que debamos centrarnos en escenarios desastrosos y excesivamente apocalípticos.

La mayoría de los pasos que nos ayudan a prevenir los “desastres” más comunes son curiosamente simples. La mayoría requieren inversión de dinero, unos más y otros menos.

  • Un buen fondo de emergencias.
  • Tener alguna reserva de comida y agua en casa.
  • Intentar estar lo más libre de deudas que sea posible.
  • Algunos seguros (los que sean más necesarios para ti) y un plan de pensiones u otro tipo de inversión que tenga una cierta seguridad.
  • Un testamento tampoco está de más si tienes suficiente patrimonio.

Por otra parte, algunos de esos pasos “solo” requieren tiempo y energía.

Todas estas cosas sí que las podemos controlar. Nosotros somos los que, con nuestras decisiones del día a día, hacemos que sean posibles o no. Son cosas que nos dan protección frente a los problemas que puedan presentarse y que, además, nos ayudan a seguir el camino del éxito.

Si sabes inglés puedes leer más artículos como este en thesimpledollar.com.

3 Responses to “¿Eres un optimista o un pesimista?”

  1. Superando los baches del camino | Comparativa Bancos

    […] sin agua caliente. O si hay un incendio en tu casa. ¿Cómo responderías ante estas situaciones? Mucha gente nunca piensa en este tipo de cosas y se enfrenta a las cosas como dios le da a entender en ese momento, pero planeando con […]

    Responder
  2. fran

    Muy buenas,

    Coincido en la idea de tratar de equilibrar en mi caso lo intento busco poner a la incertidumbre del futuro un poco de optimismo para llegar a un punto intermedio. Ademas creo que si visualizas positivamente las cosas es mas probable que algo bueno te ocurra siempre claro sin llegar a ser un iluso.

    Buen articulo,
    Siempre paso un grato rato leyendolos.

    Un saludo a tod@s,
    Fran

    Responder
    • Eva

      Muchas gracias por el comentario positivo Fran. Me alegro de que los artículos te agraden.

      Eva.

      Responder

Deja una Respuesta