El cuento de los monos y la Bolsa

Queridos lectores, en el mundo de la inversión en renta variable, como la bolsa, existen miles de consejos, dichos, refranes y algunos cuentos que de manera más o menos acertada intentan explicar el funcionamiento real o ficticio de los mercados de valores.

Hoy para nuestros “pequeños y medianos inversores”, vamos a conocer o recordar un texto: “El cuento de los monos y la Bolsa”, de autor desconocido, que refleja de manera un tanto exagerada cómo funcionan las inversiones en la bolsa de valores. No obstante, siempre detrás de estos “cuentos” aparece una moraleja que todos deberíamos comprender y no olvidar para intentar acertar en nuestras inversiones futuras en los mercados.

El cuento comienza de la manera siguiente:
Una vez llegó a un pueblo de la selva un señor muy bien vestido, se instaló en el único hotel que había y puso un aviso en la última página del periódico local, diciendo que estaba dispuesto a comprar cada mono que le trajeran por 10$.

Ante la falta de recursos de la población, los campesinos sabiendo que la selva estaba llena de monos salieron corriendo a cazarlos.
El hombre compró, como había prometido en el anuncio, los cientos de monos que le trajeron a 10$ cada uno sin rechistar.

Pero, como ya quedaban muy pocos monos en la selva, y era difícil cazarlos, los campesinos perdieron el interés por la caza de estos.
Entonces el hombre ofreció 20$ por cada mono y los campesinos corrieron otra vez a la selva.
Nuevamente fueron mermando los monos y el hombre elevó la oferta a 25$ y los campesinos volvieron a la selva, cazando los pocos monos que quedaban, hasta que ya era casi imposible encontrar uno.

Llegado a este punto, el hombre ofreció 50$ por cada mono, pero tenía negocios que atender fuera en la ciudad, dejó a cargo de su ayudante el negocio de la compra de los monos.

Una vez que viajó el hombre a la ciudad, su ayudante se dirigió a los campesinos diciéndoles: “Fíjense en esta jaula llena de miles de monos que mi jefe compró para su colección. Yo les ofrezco venderles a ustedes los monos por 35$ cada uno y cuando mi jefe regrese de la ciudad, se los venden por 50$”.

¡¡¡ Los campesinos juntaron todos sus ahorros y compraron los miles de monos que había en la gran jaula y esperaron el regreso del jefe !!!

Desde ese día no volvieron a ver ni al ayudante ni al jefe. Lo único que vieron fue la jaula llena de monos que compraron con sus ahorros de toda la vida.

COMENTARIOS Y CONSEJOS:

El cuento o la fábula de los monos, en este caso, y trasladado a los mercados actuales, siempre deja en el lector la sensación extraña del poder de manipulación que pueden ejercer los “poderosos” sobre la masa de ahorradores y “pequeños inversores”, observándose que utilizando técnicas más modernas como grandes campañas de prensa, televisión e internet logran “colocar” sus acciones con promesas de excelentes plusvalías que al final no se cumplen.

No faltará quien piense que: “Estas cosas a mi no me van a pasar”, pero la historia bursátil está plagada de OPV infladas de manera excesiva y otras manipulaciones de precios, que para los que llevamos muchos años en este “mundillo” se nos antojan algo periódicamente recurrente.

(Visitar esta eficaz y económica plataforma de contratación, con periodo de prueba gratis).

Se acuerdan de la colocación de TERRA y su burbuja especulativa o las famosas estafas piramidales de los últimos años. Pues…¡¡¡mucho cuidado en el parqué y en la calle!!!

(Ver artículosLa inversión y el juego en la bolsayRarezas y trucos en las inversiones).

La frase elegida para este artículo dice así: “Si en el mercado hay más tontos que papel, la bolsa sube. Si hay más papel que tontos, la bolsa baja”, André Kostolany.
Nosotros en Consejos de Bolsa, seguiremos informando y aconsejando sobre economía e inversión para lectores como usted. Esto será otro día.

3 Responses to “El cuento de los monos y la Bolsa”

  1. Bernado

    Este cuento habla de una estafa. En mi opinión muestra claramente que la bolsa, lejos de cumplir su objetivo de servir de instrumento de financiación de las empresas, es un casino donde la gente apuesta. Con el agravante de que en este casino apenas hay reglas y si las hay, se incumplen indecentemente.
    Vean como las acciones de Bankia han perdido un 60% de su valor desde su salida a bolsa. Aquellos que compraron en un primer momento fueron engañados por los gestores de la entidad que escondieron el verdadero valor de sus activos, bueno, el verdadero precio de sus activos, porque el valor de una vivienda no tiene nada que ver con su precio, ni ahora, ni en pleno éxtasis inmobiliario.
    Vean como el IBEX35, está a niveles de 2003. Hemos perdido 9 años de nuestra inversión.
    Mi recomendación para pequeños inversores, con todo respeto a la suya, es que se gasten el dinero en vivir y que si quieren ganar dinero, trabajen, en lugar de hacer que el dinero trabaje por ellos porque, disculpen mi ingenuidad, pero jamás he visto un billete de 20 euros recogiendo naranjas, mucho menos a un apunte en un sistema electrónico (unos 32 bits).

    Responder
  2. indioEL

    Hay un punto sobre el que pivota toda la estafa;EL VALOR DE CAMBIO del PAPEL MONEDA.Sin esta propiedad esencial del capitalísmo,el intercambio ni hubiera sido posible,ni por supuesto rentable(1000 monos contra 10Kg de papel impreso; SIEMPRE VALDRÍAN MÁS LOS MONOS).

    Ahora otra cosa a ver si alguien me puede ayudar.Llevo bastante tiempo buscando un dato que desconozco y no sé siquiera si está publicado.SE TRATA DE SABER(documentalmente)LA DIFERENCIA QUE EXISTE EN EL MUNDO(es decir,globalmente), ENTRE LA VALORACIÓN O TASACIÓN DE SUS ACTIVOS CIERTOS Y SU REPRESENTACIÓN POR MEDIOS DE PAGO E INTERCAMBIO.No se a cuanto asciende la diferencia estimada (siempre aproximada), pero me parece una información determinante para comprender lo que nos está sucediendo.
    Gracias por adelantado.
    Si conocen o saben de algo ..@indioEL en twitter

    Responder
    • javi

      creo que el valor o precio es sobradamente conocido que depende de la oferta y la demanda y se refiere a un momento (actual) en el tiempo. o sea: mientras la gente confíe y/o use el medio de pago tiene valor proporcional a la demanda como cualquier bien; pero para un momento futuro (por ejemplo mañana) no se puede valorar de forma cierta porque depende de expectativas, imponderables, impredecibles… aunque se puede valorar aproximadamente mediante estadísticas, cálculo de probabilidad, lógica, sentido común, datos históricos… por lo que comprende gran parte de subjetibidad, incertidumbre y errores
      En resumen: el valor del medio de pago depende de la aceptación de los usuarios

      Responder

Deja una Respuesta