Depósito Tecno-Cola de Caixa Catalunya

Depósito Tecno-Cola de Caixa CatalunyaLos depósitos referenciados pueden ser una buena oportunidad para la salida de esta crisis. Si no tenemos claro ningún depósito con tipo fijo lo mejor quizás es abrir un depósito referenciado a ciertos valores que tienen buena pinta. Esto es lo que nos ofrece Caixa Catalunya con su nuevo depósito Tecno-Cola.

Se trata de un depósito a 2 años que tendrá como índices de referencia a las empresas Coca Cola, Eon, Nokia, France Telecom y Enel además de un 3% más. Podremos invertir a partir de 1.000 € y como es lógico en este tipo de depósitos no están permitidas las imposiciones posteriores. La liquidación de intereses será al vencimiento y no hay renovación posible.

En concreto, el valor de los cupones se dará en los siguientes casos, a saber, por un lado si el valor final de todas las acciones de la cesta es superior o igual al 120% de su valor inicial, el cupón se paga al 12%, es decir, con un 5,83% TAE. Si es superior o igual al 110% el cupón nos servirá por un 4,403% TAE. Si el caso es que los valores de la cesta se mantienen tal como están ahora, tendremos una TAE del 2,956% y si, en el último caso, el valor de las acciones es superior o igual al 90% de su valor inicial, obtendremos una TAE del 1,489%. SI no ocurre ninguno de los casos especificados no obtendremos beneficios pero recuperaremos lo invertido.

El producto está dirigido tanto a los que ya son clientes de Caixa Catalunya como los que no lo son y se puede contratar tan sólo en sucursal. Ni las disposiciones parciales ni la cancelación total están permitidas en el producto.

Así pues, es un buen producto si creemos que dichas empresas puedan conseguir beneficios una vez que se haya acabado la crisis. No obstante existe el mismo tipo de riesgo en lo referente a este tipo de productos, a saber, que no son seguros y por lo tanto poco recomendables para todos aquellos que quieran una rentabilidad segura.

2 Responses to “Depósito Tecno-Cola de Caixa Catalunya”

  1. Juan

    Mucho cuidado con este tipo de depósitos, porque lo más probable es que den una rentabilidad del 0%. Casi todos ellos tienen una “trampa”, para cazar a todos aquellos que no saben nada de bolsa o no comprenden bien el sentido de lo que están leyendo. En este caso, la rentabilidad depende de la cotización de cinco empresas diferentes y, para cobrar los intereses prometidos, la cotización de TODAS debe superar un cierto límite, y eso no es sencillo porque, incluso en los momentos de mayores subidas de la bolsa, hay compañías que se quedan rezagadas e incluso bajan. Si invertimos nuestro dinero, repartiendo en capital entre cinco empresas, y mantenemos la inversión dos años, es posible que obtengamos una rentabilidad superior 20% de la inversión total, pero eso no quiere decir que todas ellas hayan subido más de el 20%. De hecho, es bastante probable que alguna de ella haya bajado de precio.
    Para contratar un depósito así en este momento, hay que tener en cuenta que la bolsa ha subido bastante en los últimos meses, debido sobre todo a la enorme cantidad de dinero que han inyectado en los mercados la FED y el Banco Central europeo, pero esas inyecciones terminarán pronto. Además las perspectivas económicas no son demasiado buenas: el paro puede tardar en reducirse varios años, y la economía puede que no se reanime hasta que aparezca un nuevo sector productivo que reemplace a la masiva construcción de viviendas de los años pasados (no en todos los países ha habido burbuja, pero sí en EEUU, UK, España, Irlanda,…), así que es bastante probable que la bolsa, en los próximos dos años, no suba demasiado.
    Y, aunque la bolsa es de lo más impredecible, incluso para los muy entendidos, hay que tener en cuenta que, de esas cinco empresas, dos de ellas tienen un perfil de cierto riesgo: France Telecom opera en un sector muy competitivo, sujeto a grandes cambios y con poco margen de beneficios. Cualquier cambio en el mercado puede provocar pérdidas importantes en la compañía, y eso hará que su cotización baje. Nokia lo está pasando mal con la crisis, y, aunque sus teléfonos están entre los mejores del mundo, cada vez debe venderlos más baratos para competir con otros fabricantes, que van haciendo productos mejores a menor. Bajar el precio implica menos beneficios, incluso trabajar con pérdidas, lo que no será nada bueno para la cotización.
    Del resto, EON y Enel, que son compañías eléctricas, pueden tener menos sustos, ya que operan en un sector más estable, pero, si la demanda de electricidad sigue bajando, estas empresas no irán bien en bolsa, porque en estos años pasados han pedido importantes créditos para hacer inversiones que no se rentabilizarán demasiado si la economía no repunta.
    En resumen, que, tal y como está el panorama, es bastante poco probable que alguna de las cinco no cotice por debajo de su precio actual dentro de dos años, con lo que, quien invierta en este depósito, lo más seguro es que únicamente recupere el capital invertido. Este tipo de depósitos son más un juego de azar que una inversión.

    Responder
    • comparabancos

      ¡Excelente explicación Juan! Poco o nada más puedo decir.

      Muchísimas gracias por tu aportación.

      Un saludo,
      Antonio Romero

      Responder

Deja una Respuesta