Como afecta el EGO en la inversión bursátil

Queridos lectores, como seres humanos que somos, todos tenemos nuestro propio EGO el cual a veces nos condiciona en nuestra conducta personal e inversora –a unos más que a otros-. El resultado de una inversión depende de muchos factores, internos y externos, por lo que al final la suma de todos ellos dirá si se consigue el objetivo buscado.

Cuando el inversor decide participar en los mercados de valores realiza una “apuesta” que, posteriormente, va a desencadenar una serie de reacciones psicológicas a medida que transcurra la variación de cotización del producto elegido, bien sea al alza o a la baja. Por lo que hoy para nuestros “pequeños y medianos inversores” vamos a ver cómo afecta el EGO en la inversión bursátil.

Partiremos de la definición que viene en alguno de los muchos textos sobre el EGO unos de ellos dice lo siguiente:

  • El EGO: Es la sensación personal de creerse supervalorado uno mismo atribuyéndose cualidades que no siempre tiene. También otros consideran que el EGO viene a ser lo contrario de tu verdadero ser, algo así como el engaño creado por la sociedad para entretener a las personas en banalidades, descuidando lo verdaderamente importante de la vida.

Una vez que conocemos el concepto de EGO veamos que aplicación y utilidad básica tiene en el mundo de la inversión y de qué manera nos afecta en los momentos importantes de decidir estrategias destinadas a la consecución de beneficios bursátiles.

Se puede considerar a nuestro EGO como el origen de la mayoría de los errores a la hora de tomar decisiones de inversión, desde el momento en que una persona se plantea realizar y ejecutar una orden en los mercados. Éste pasa a ser un trader y su lógica ambición es la de conseguir las mayores plusvalías posibles.

En esas circunstancias entra en juego nuestro propio EGO con sensaciones y sentimientos que pueden presentar diversos síntomas como pueden ser los siguientes:

  1. Psicológicos: Dudas, miedos, alegría, depresión, tristeza, sensación de fracaso, exceso de euforia, ansiedad.
  2. Físicos: Aumento de tensión muscular y sanguínea, sudoración, aumento del ritmo cardíaco, especial atención visual.

Todos estos patrones de conducta en el inversor no dependen solo de la experiencia del mismo en los mercados -aunque la veteranía siempre es un grado- es muy común que personas avezadas en este mundo inversor muchas veces pasen por su particular “tortura” a la hora de tomar las decisiones oportunas, no dejando por ello de seguir “apostando” por sus “caballos ganadores”.

Si recordamos algunas estadísticas que indican que solamente entre un 10% y un 15% de los inversores consiguen ganar dinero en los mercados de bolsa -mientras evidentemente los demás lo pierden– el resultado es que hacerse rico en la bolsa es cuando menos difícil y factores como el propio EGO del inversor no deben limitar y entorpecer las decisiones claras y previamente planificadas por este.

COMENTARIOS Y CONSEJOS:

El intento de ganar dinero en la bolsa es un fin buscado por todos los intervinientes en los mercados pero el éxito de los traders afortunados consiste en un mayor conocimiento de su propio EGO consiguiendo aislarse de sentimientos que pueden desviar su atención de la mecánica operativa de compra y venta diaria o periódica según su perfil de riesgo.

Fiel siempre a su “guión” el trader casi profesional se conoce hasta el punto de controlar o atenuar sus emociones convirtiendo su operativa en una “fría” ejecución de órdenes, calculadas con anterioridad o previstas en caso de que los mercados no lleven la dirección o tendencia deseada en el momento de la inversión. (Visitar esta eficaz y económica plataforma de contratación, con periodo de prueba gratis).

Tener éxito en la bolsa es una mezcla de preparación, estudio, esfuerzo, práctica, paciencia, análisis, experiencia y sobre muchos más conceptos deberíamos incluir el conocimiento de nuestro EGO, para poder corregir los defectos y perjuicios que este nos ocasiona a la hora de invertir en los mercados.
(Ver artículosCómo tener mentalidad ganadora en la bolsayCómo acertar invirtiendo en Bolsa II).

La frase elegida para este artículo dice así: “La mayor sabiduría que existe es conocerse a uno mismo”, Galileo Galilei.
Nosotros en Consejos de Bolsa, seguiremos comentando y asesorando en temas de inversión para lectores como usted. Esto será otro día.

Deja una Respuesta