Armas para luchar en la Bolsa

Actualmente vivimos grandes revueltas en varios países árabes del norte de África, las situaciones creadas por los conflictos en los distintos puntos del continente cercano están ocasionando una gran inestabilidad en los mercados bursátiles, por lo que los “pequeños inversores” deben aprender a manejar sus propias armas para luchar en la bolsa en periodos de gran convulsión bélica como la actual.

La prensa internacional, las televisiones, las radios e internet se hacen eco de los graves problemas políticos, sociales y económicos que sacuden esa zona del planeta, con especial interés en Libia.

El hecho de tanta atención hacia ese país la tiene el petróleo, ya que produce 1,6 millones de barriles diarios de crudo con alta calidad y al rebajar su producción un 25% debido a su “guerra interna”, ha ocasionado que el precio -de momento- supere los 110$ el barril (brent).

Ante esta situación los mercados de bolsa responden con significativas bajadas en el valor de las acciones, por lo que es el momento de utilizar dos “armas” muy necesarias para cualquier inversor, el análisis fundamental y el análisis técnico.

DEFINICIONES

  • Análisis fundamental: Es el método de análisis que incluye el estudio detallado de los estados contables de las compañías, sus expectativas de crecimiento y de generación de beneficios, el momento macroeconómico en el que se encuentran, toda la información del mercado en cuanto a tipos de interés, divisas o cualquier otra circunstancia que nos ayude a poder medir y valorar el precio al que podemos comprar un valor en bolsa.
  • Análisis técnico: Es el estudio de los distintos datos que determinan los precios de manera diaria en un valor o índice, generándose unas estadísticas y unos gráficos (análisis chartista) que forman unas figuras utilizadas para desarrollar líneas de soportes, resistencias y tendencias que junto a volúmenes y otros indicadores nos pueden llevar a acertar el momento adecuado para la inversión.

También existe el denominado análisis bursátil que viene a ser una combinación de los dos anteriores, en este caso, se intenta determinar mediante unos indicadores la relación entre el precio de cotización del valor elegido y los beneficios de la empresa en su cuenta de resultados – para realizar la comparativa con otros valores del sector – el más utilizado es el PER (price earning ratio).

Con la opción de los depósitos a plazo y con todos estos medios de análisis y algunos más que ya iremos explicando en fechas próximas en esta sección, los inversores pueden saber en que situación bursátil se encuentran los títulos que desean comprar y sobre todo en que momento se debe “entrar” en el valor, lo que es primordial para lograr el objetivo de conseguir las mayores plusvalías posibles.

CONSEJOS: La utilización de los análisis referidos con anterioridad debe depender del horizonte temporal que tenga cada inversor, para los que deseen realizarlas a corto plazo debe predominar el análisis técnico por su cualidad de poder ver los indicadores de compra y venta más inmediata a través de gráficos.

Para el inversor a largo plazo, el estudio del análisis fundamental le ayudará a determinar la capacidad de la empresa elegida para generar más beneficios para sus accionistas en un periodo de tiempo más prolongado y por lo tanto menos afectado por las volatilidades propias de momentos de crisis políticas y financieras como las actuales (ver artículo “El momento adecuado para invertir en bolsa” del 19/02/2011).

Hoy, como siempre en esta página, recordaremos una frase que dice así: “Si queréis ser ricos no aprendáis solamente a saber cómo se gana, sino también cómo se invierte”. Benjamin Franklin.
Nosotros seguiremos aconsejando como se puede “ganar”. Será otro día.

Deja una Respuesta