Del siniestro de robo

No hay nada más desagradable para quien tiene contratado un seguro que sufrir un siniestro que se presume cubierto por el mismo, y que se de cuenta en el momento de precisarlo que no es así

Ello sucede en distintos tipos de casos y de siniestros, pero en uno de los casos más habituales que ello sucede es en el caso que suframos un robo, y es que en muchas ocasiones la tipología que nosotros tenemos establecida por norma, no es la que aplican, ni la que reflejan las compañías de seguros en sus pólizas. Por todo ello es de vital importancia, leernos y conocer aquello que firmarnos, y leernos y comprender los conceptos en caso de siniestro. A su vez, también es vital, en caso de conflicto ponernos en manos de profesionales especialistas en el sector que nos ayuden a defender nuestros intereses, pero sobre todo es vital, conocer un poco más sobre el concepto de robo.

Así, si nos ciñésemos a la definición concreta de robo que establece el ordenamiento jurídico español en su código penal, concretamente en su artículo 237, tendríamos que referirnos a que “Son reos del delito de robo los que, con ánimo de lucro, se apoderasen de las cosas muebles ajenas empleando fuerza en las cosas para acceder al lugar donde éstas se encuentran o violencia o intimidación en las personas, lo que sucede es que para la definición del ámbito asegurador robo no siempre es exactamente lo mismo que esta definición.

Y atención que no estamos diciendo que el conflicto se de entre por ejemplo un robo o un hurto que evidentemente ya de raíz son conceptos distintos, sino que lo que estamos diciendo es que es el mismo concepto de robo es el que se interpreta distinto. Y es que para quien lo sufre, un robo siempre es un robo, sí, pero en su interpretación se pueden introducir ciertos matices que pueden hacer diferir la interpretación del concepto.

Y es eso exactamente, lo que hacen las compañías de seguros en sus pólizas (cada definición exacta de robo dependerá de la que tenga establecida cada compañía), introducir (sin obviamente desvirtuar el concepto legal de robo) matices que hagan la interpretación del acto de robar como distinta. Matices que van destinados comúnmente a hacer una interpretación más restrictiva de lo que es robo y de lo que no lo es. Matices que se sustentan con la simple inclusión de términos o conceptos que permiten acogerse y decir que ese suceso que nosotros interpretamos como robo, en realidad no es técnicamente en el ámbito asegurador un robo.

Deja una Respuesta