Nuestro banco, esa pareja con la que romperíamos

Seis de cada diez españoles estaría dispuesto a cambiar de entidad bancaria si le llegase una oferta que mejorase las condiciones contratadas. Así se desprende de una encuesta realizada por la Federaciónde Usuarios y Consumidores Independientes, que refleja que sólo el 38% de los usuarios está satisfecho con su banco. Cuatro de cada diez dejaría su entidad si obtuviera alguna ventaja con su hipoteca y el 30 % lo haría si consiguiera así librarse de las “temidas” comisiones. La gratuidad de las tarjetas de crédito y débito o de las transacciones electrónicas son otras de las razones por las que los encuestados se despedirían de su oficina bancaria. Un pequeño porcentaje, apenas un 6 % echa en falta un trato más personalizado por parte de la entidad con la que trabaja. Entre los que no se plantean mover su dinero están aquellos que están ligados a un período mínimo de permanencia, el 36 % de los encuestados se encuentra en esta situación, o los que se sienten ligados porque conocen a alguna persona de la entidad, en este caso son dos de  cada diez. La muestra también concluye que en torno al 20 % de los consultados seguiría con su banco, a pesar de no estar del todo contento, porque lleva toda su vida con “ellos” o por cercanía con las sucursales.

Cuanto más mayor más apego

La edad parece ser un factor determinante a la hora de romper lazos con nuestro banco. Así lo ha constatado desde la FUCI ya que el 83% de los encuestados menores de 40 años está dispuesto a cambiar de banco, mientras que la cifra se reduce  a la mitad, al 41% en los consultados mayores de 40 años. El presidente de esta federación, Gustavo Samayoa asegura que “ha llegado el momento de terminar con la situación de superioridad de los bancos. Los consumidores deben tomar las riendas de su gestión financiera y entablar negociaciones con sus entidades para conseguir mejorar sus condiciones, así como comparar éstas en otras entidades para conseguir las que mejor le convengan”. Samayoa recuerda que no hay que perder de vista la cantidad de ofertas que circulan en el mercado bancario y anima a compararlas, a contratarlas en caso de que esto no suponga ningún tipo de penalización por el cambio, “es importante tener claro que no nos van a multar porque si no dejaría de compensarnos” alerta el presidente dela FUCI. Unclaro ejemplo lo encontramos en la hipotecas, continúa, “no solo hay que considerar el hecho de que el interés sea menor, también hay que mirar cuales son los gastos de subrogación, notaría y gestoría y quien los paga”.

Del dicho al hecho…

A pesar de que a un 60 % de los consultados le ronda la idea de cambiar de banco la mayoría, el 73 %, se mantiene fiel a su entidad. Sólo el 27 % ha roto alguna vez con su banco y más de la mitad de ellos lo han hecho para subrogarse a otra hipoteca o para conseguir algún regalo por domiciliar su nómina y recibos. Por ello desde la FUCIse dan algunos consejos para ayudar a la buena relación con nuestro banco. A saber:

  • Pida que la información se de manera clara y detallada ya que los documentos escritos sirven como prueba en caso de problemas posteriores para poder reclamar.
  • Lea bien las cláusulas de aquello que está contratando y no pase por alto la llamada, aunque prohibida, letra pequeña.
  • Pregunte en su banco todas las dudas que tenga y asegúrese de entender las condiciones asociadas al producto que contrata.
  • Compruebe que lo que ha hablado previamente coincide plenamente con lo que se ha plasmado en el contrato que va a firmar.
  •  No dude en pedir asesoramiento a los gabinetes jurídicos de las asociaciones de consumidores.

Deja una Respuesta