La economía en tiempos de Zapatero

Queridos lectores, había una vez… un país llamado España donde gobernaba un partido denominado socialista y a cuya cabeza del mismo y como presidente del gobierno ejercía Jose Luis Rodriguez Zapatero.
Hablamos de los primeros años del 2000 -concretamente entre el 2004 y el 2006- en esos momentos iniciales de su presidencia la economía española registraba un gran crecimiento. Por eso para nuestros “pequeños y medianos inversores” hoy vamos a relatar: La economía en tiempos de Zapatero.

Como todo el mundo puede pensar, el crecimiento fue debido al boom inmobiliario, eran tiempos donde se recalificaban terrenos como “churros”, se modificaban planes urbanísticos con mucha alegría para los alcaldes afectados, concejales, promotores, técnicos, en fin que las arcas de las administraciones y los bolsillos de algunos estaban a rebosar, en lo que se podría denominar “un tiempo de abundancia y felicidad”.

Los jóvenes de edad cercana entre los 18 a 22 años descubrieron el “maravilloso mundo del ladrillo”, donde sin estudios, se podía ganar 3.000€ -o más al mes- por lo que muchos se fueron alejando de los institutos e incorporando al pujante mercado laboral del momento.

La cosa funcionaba, se construían en España más viviendas en un año que en todo el resto de la zona euro y nuestros gobernantes con el Sr. Zapatero a la cabeza y sus “asesores” detrás, se vanagloriaban del ritmo del “ferrari hispano” que parecía haber encontrado la piedra “roseta” que descubría todos los jeroglíficos y misterios de la economía mundial.

Como siempre ocurre en estos casos, los excesos y la arrogancia se pagan y allá por el 2006 se empezó a hablar de unas cosas llamadas hipotecas subprime que al otro lado del Atlántico estaban creando una burbuja financiera peligrosa de alcance global.
En esos años el Banco de España se limitaba a mandar unas circulares a las entidades bancarias nacionales, indicándoles -no obligándoles como actualmente- la necesidad de ir restringiendo el crédito tanto a empresas como a particulares a lo que las entidades respondían con la famosa frase de: “si el préstamo no lo doy yo, lo dará el de enfrente”.

Pero el Sr. Zapatero a partir del 2007 recibe numerosos informes advirtiendo de la más que creíble posibilidad de entrar en una crisis económica y ese fue uno de los momentos más difíciles a la hora de tomar las decisiones financieras que se precisaban para atenuar el impacto inminente de dicha crisis sobre España.

Las soluciones propuestas por el ejecutivo en esa época empezaron a surgir de forma impulsiva, primero negando la llegada de la crisis y como el avestruz “esconde la cabeza en la tierra”, se ideó el denominado “PLAN E” consistente entre otros muchos logros en cambiar aceras y farolas y un sinfín de actuaciones constructoras de pequeñas obras que remataron las delicadas arcas públicas, pero consiguieron, desperdigar a lo largo de este país un buen contingente de carteles metálicos amarillos al módico precio de 3.000€ cada uno.

En el año 2008 tras convencer a los votantes de que España estaba en la “champión league” de la economía mundial el Sr. Zapatero renovó el mandato y poco a poco su credibilidad se vio apagada por los acontecimientos financieros.

Los años 2009, 2010 y 2011 han sido un “calvario” para el partido en el gobierno y en especial para su líder, que vio como la crisis de la construcción arrastró toda la economía nacional dejando casi 5.000.000 de parados, entidades bancarias en la ruina, tasas de morosidad al alza, administraciones públicas sin liquidez y la prima de riesgo de España en cotas superiores a los 350 p.b.

Las bolsas en cotas muy bajas cayendo el IBEX35 desde los 16.000 puntos de finales del año 2007 hasta los 6.500 puntos de principios de 2009 y en general una sensación de “tierra quemada” desde el punto de vista económico.

COMENTARIOS Y CONSEJOS:

La decisión del Presidente del Gobierno de convocar las próximas elecciones generales para el día 20 de noviembre -curiosa fecha- ha sido el final de una andadura política plagada de sobresaltos, reprimendas europeas, llamadas telefónicas desde USA, falta de previsión, conocimiento de los mercados de capital internacional y sus especulaciones. (Visitar esta eficaz y económica plataforma de contratación, con periodo de prueba gratis).

Echar la culpa de todo lo que ocurre a una persona resulta evidentemente un desacierto, pero es de necios, pensar que un ministro de economía de reconocido prestigio como Pedro Solbes, no presentara en sus días en el Consejo de Ministros, un análisis detallado de la coyuntura económica española y global. Alertando y recomendando acciones inmediatas para amortiguar los nocivos efectos de la crisis sobre los trabajadores, las empresas y las bolsas.

(Ver artículosLa bolsa en un cruce de caminosyRebote técnico en la banca española).

Los tiempos en la economía y la política no suelen coincidir, por eso, estamos como estamos y esta travesía por el “desierto” seguirá dejando “cadáveres” ya sean políticos o económicos hasta llegar un día a ver la tierra prometida, donde algunos años después se comentará:
¡¡¡ ¿Os acordáis de la economía en tiempos de Zapatero? Parece que fue ayer… !!!

La frase económica que acompaña este artículo dice así: “Tres clases de personas son infelices: el que no sabe y no pregunta; el que sabe y no enseña; y el que enseña y no actúa”, V. Beda.
Nosotros en Consejos de Bolsa, seguiremos fielmente la actualidad económica y financiera para lectores como usted. Esto será otro día.

Deja una Respuesta