El milagro de la economía española

Queridos inversores, dentro de la travesía por la selva llena de peligros, que parece la sucesión de crisis o mini-crisis en la zona euro -desde hace unos años- la llamada Unión Monetaria Europea no tiene tiempo para relajarse y atenuado el problema de la economía griega, aparece en la actualidad otro bastante más importante y que puede determinar el futuro del euro, en este caso, todas las miradas de Bruselas se dirigen -por desgracia para nosotros- hacia la economía española.

El momento es crítico en la zona euro y todos los economistas técnicos europeos sueñan con: “El milagro de la economía española”, para ello, en Copenhage se ha celebrado la reunión informal de ministros de finanzas europeos, donde como asunto monotemático se han revisado las cuentas de España presentadas por el ministro Luis de Guindos y que serán escrutadas con lupa para ver si son acertadas estas medidas, como la reforma laboral que el jueves le costó al Gobierno de Mariano Rajoy su primera huelga general.

No ayudan mucho a mantener la calma de los mercados de deuda -con rentabilidad del bono español a 10 años en el 5,45% y la prima de riesgo que ronda los 360 p.b- el hecho de que desde Bruselas algunos políticos de forma velada y en ocasiones no tanto, estén “dejando caer” la idea de que España necesite un rescate de la Unión Europea, para poder recapitalizar la banca y terminar su reestructuración actual.

La presentación de: “los presupuestos más austeros de la democracia” -como se les ha venido llamando- contienen una mezcla de: “esperanza milagrosa”, al unir un rigor fiscal extremo, junto a unas medidas que no terminen por ahogar al deprimido ciudadano de clase media, que al fin y al cabo, es el que soporta la mayor presión del fisco, debido a que por un lado el gran capital tiene medios suficientes como para manejar o proteger sus capitales y por desgracia la “clase baja”, bastante tiene con buscarse la vida para poder ir tirando en el día a día de la subsistencia.

COMENTARIOS Y CONSEJOS

Las cuentas del Gobierno de la Nación, tienen un claro, firme e irremediable objetivo determinado por Bruselas y es el tan famoso déficit 5,3% del PIB, que como máximo puede presentar al final del presente año 2012, lo que le obliga a una reducción del gasto público en una cantidad cercana a los 35.000 millones de euros –algunos economistas los cifran en 55.000 millones- todo ello acompañado de unas reformas fiscales, financieras, que incentiven el crecimiento, la confianza inversora, la creación de empleo y especialmente calmen a los mercados de deuda para poder financiarse a un menor interés que el actual, que resulta a todas luces… insostenible en el tiempo.

En el equilibrio técnico entre la rigurosidad en los recortes del gasto y el mantenimiento de “la calma social” -tan alterada esta semana- debe estar la virtud de este Gobierno del Partido Popular, que por supuesto, no lo tiene nada fácil en su tarea económica, debido a la desastrosa herencia recibida del anterior gobierno socialista, al cual arrolló de manera continua la crisis económico-financiera española, europea y globalizada, incrementada por la caída del ladrillo, el añadido de los “pelotazos urbanísticos”, la urgente falta de capitalización de las entidades bancarias, despilfarro público generalizado y… más 5,300.000 de personas sin trabajo.

La tarea aún siendo compleja y de efectos reales visibles a medio o largo plazo, no debe suponer para el inversor, caer en la negatividad total sobre las posibilidades de salida de esta crisis económica española, que ayudada por los organismos de control europeos, el rigor, seriedad en las medidas adoptadas por el actual gobierno y la “comprensión, diálogo y consenso de las organizaciones sindicales”, llevará a su superación, como ha ocurrido en otras crisis anteriores dentro de las etapas históricas de este país llamado España.

Confiemos en: “El milagro de la economía española”, de lo contrario, solo quedaría “la versión griega” con manifestaciones y huelgas periódicas, altercados de orden público, quema de edificios y bienes comunes por los radicales, pérdida de credibilidad en el exterior, solicitud angustiosa de rescate económico para evitar la quiebra y al final…¡¡¡ La ruina de todos los ciudadanos !!!

(Ver artículosLa balanza económica y de los mercadosyCrisis europea, gana Alemania).

La frase elegida para este artículo dice así: “Que dos y dos sean necesariamente cuatro, es una opinión que muchos compartimos. Pero si alguien sinceramente piensa otra cosa, que lo diga. Aquí no nos asombramos de nada”, Antonio Machado.
Nosotros en Consejos de Bolsa, seguiremos la actualidad económica y de los mercados para lectores como usted. Esto será otro día.

Deja una Respuesta