El deseado cambio de tendencia

Queridos inversores, la pasada semana bursátil española se desarrolló influenciada por diversos factores económicos y financieros adversos, en un tono bajista que le viene acompañando -ya demasiado tiempo- en su largo peregrinar en este complicado año 2012, con la prima de riesgo en niveles cercanos a los 420 p.b. y la rentabilidad del bono a 10 años en cotas del 5,90%. Por lo que los mercados para estas próximas jornadas están esperando con ansiedad: “El deseado cambio de tendencia”.

El intento del Gobierno Español por reducir el déficit público mediante la adopción de medidas correctoras severas, no ha calado convenientemente en todos los sectores ciudadanos, sumándose a este sombrío panorama un aumento continuado de la tasa de paro, la difícil reestructuración bancaria nacional y por si faltaba algo más, una rebaja de dos “escalones” en la calificación de riesgo hasta (–BBB+) de la deuda soberana por parte de la agencia norteamericana Estándar & Poor´s –S&P- así como la bajada de nota de 11 bancos españoles y perspectiva negativa para otros cinco.

El castigo sufrido por la rebaja en la nota de S&P, no fue especialmente mal acogido por los mercados de Bolsa, quizá por esperado, o simplemente porque se da por hecho que la economía española deberá salir del “pozo” en el que se encuentra con ayuda de la Unión Europea y su Banco Central –BCE- organismos de decisión y control comunitarios que se empiezan a plantear últimamente si tras la férrea postura de control del gasto público en los países miembros, no será el momento adecuado para potenciar otras medidas complementarias que relancen el crecimiento económico, de esta nuestra aletargada y convaleciente zona euro.

Los mercados financieros dudan seriamente sobre la posibilidad de que el Gobierno español necesite de alguna manera apoyar fiscal o dinerariamente al sector bancario ante la dificultad de éste para sanear sus cuentas, “contaminadas por el ladrillo”, aunque el poder ejecutivo actual manifieste: “Que cada entidad bancaria debe buscar sus medios para sanear sus balances”.

COMENTARIOS Y CONSEJOS

La bolsa española presenta estos días unos volúmenes escasos de negociación por lo que los valores fluctúan con excesiva rapidez generándose mucha volatilidad en el mercado y esto obliga a los “pequeños y medianos inversores”, a ser especialmente cautos en sus movimientos con la obligación de ajustar sus Stop Loss para no quedarse “enganchados” en un valor ante cualquier movimiento brusco en los precios de las acciones.

Mientras el mercado de Bolsa español en su Ibex35 se encuentra intentando salir de cotas en mínimos del año 2009, el resto de los europeos también han sufrido importantes recortes de precios en sus principales valores cotizados, llegando el castigo hasta la Bolsa alemana que parecía inmune al contagio, pero este último mes, llegó a bajar cerca de 600 puntos en su índice más destacado el Dax Xetra.

Pero siempre hay un contrapunto a la situación bursátil europea y ese es el mercado de Bolsa de EE.UU donde la incipiente nueva fortaleza de su economía la ha llevado a su principal indicador -Dow Jones de Industriales- a superar sobradamente la resistencia de los 13.000 puntos, barrera más psicológica que técnica, pero que evidencia una apuesta clara de los inversores por la recuperación de la confianza en sus empresas y sus futuras cuentas de resultados.

Nuestra sufrida Bolsa doméstica padece la enfermedad de la desconfianza en el futuro empresarial y financiero más próximo, por lo que aunque los inversores sueñen con: “El deseado cambio de tendencia”, éste necesariamente vendrá determinado por la entrada de nuevos flujos de dinero hacia la renta variable, lo que suele ocurrir históricamente de forma intermitente durante un periodo de tiempo de subidas y bajadas alternativas que terminarán formando un suelo de mercado creíble, desde donde se proyectará la ambicionada nueva tendencia alcista.

El soporte del Ibex35 situado en los 6.800 puntos, en un principio, parece haber funcionado correctamente. Las próximas jornadas nos indicarán si el mercado se ha conformado con estas dolorosas e indiscriminadas correcciones de precios repartidas por casi todos los sectores, de ser así, se abriría una puerta a la esperanza inversora y la sensación de que debemos posicionarnos en los “barcos adecuados antes de que zarpen” –valga el símil marinero- sin olvidar llevar el chaleco salvavidas en forma de parada de pérdidas (Stop Loss), ya que esto de navegar en crucero… últimamente … ¡¡¡ también tiene su riesgo !!!

(Ver artículosEspaña, Italia y la despensa del BCEyLa balanza económica y de los mercados).

La frase elegida para este artículo dice así: “Con orden y tiempo se encuentra el secreto de hacerlo todo, y hacerlo bien”, Pitágoras.

Nosotros en Consejos de Bolsa, seguiremos la actualidad de la economía y los mercados para lectores como usted. Esto será otro día.

Deja una Respuesta