Darse de baja legalmente de un seguro

Normalmente cuando tenemos contratado un seguro, sea este del tipo que sea, lo tenemos contratado por un tiempo determinado. Un tiempo determinado que comúnmente suele ser de un año y que cuando transcurre ese periodo se renueva por la tacita (automáticamente), de no existir aviso en contrario, pero ¿qué debemos hacer cuando queremos no renovar el contrato y no deseamos encontrarnos con inconvenientes en ello?

Obviamente de un contrato de seguro podremos desligarnos a su finalización, como de cualquier otro contrato que finaliza, pero siempre y cuando lo hagamos en la forma y en el fondo correcto y adecuado.

Dependerá del tipo de cláusula existente en el contrato de seguro en concreto, pero lo más común es que exista una cláusula en la que se indique que el contrato entra en vigor tal día a tal hora y finaliza tal día a tal hora del año siguiente. Y que la misma cláusula indique de no querer renovarlo se tendrá que avisar (comúnmente) con dos meses de antelación para que no se proceda a la renovación.

Siendo ese el caso y por ejemplo si el contrato se renueva el día 1 de marzo de cada año a las 23:59h, significa que a tendríamos hasta la finalización del día 1 de enero de cada año para comunicar a la aseguradora que no deseamos que se nos renueve la póliza a partir de que finalice ese año, pero existen unos matices que debemos conocer.

Si bien ello es así, y siempre que lo comuniquemos dentro del plazo podremos no renovar el contrato, es muy recomendable primero no apurar tanto el plazo y comunicarlo con un poco más de antelación, con ello evitaremos prisas o errores del último momento o incluso que podamos entrar en controversia porque aleguen que es festivo, etc. Y en segundo lugar debemos saber que siempre lo deberemos comunicar por escrito, por escrito pero fehacientemente, sólo así nos evitaremos que puedan alegar que no han recibido la comunicación en plazo y forma, ¿las mejores soluciones fehacientes?

A) Personarse en las dependencias de la aseguradora, entregar el escrito original y pedir que nos sellen una copia para nosotros conforme lo han recibido (entendiendo que no tienen ninguna obligación legal ni de coger nuestro escrito, ni de sellarlo)

B) Realizar el envío de un Burofax con acuse de recibo (sin duda la mejor solución, que evitará desplazamientos y demás problemas)

2 Responses to “Darse de baja legalmente de un seguro”

  1. Mariano

    ¿En qué artículo de qué Ley se recoge que no tiene la aseguradora obligación de recoger un escrito que se le entrega?

    Responder
    • ebr

      Estimado,

      En ninguno. Del mismo modo que la ley tampoco indica lo contrario, es decir tampoco existe un artículo que indique que la misma tenga la obligación de recogerlo.

      Por lo anteriormente indicado, la única forma que nos evitará problemas, es una forma fehaciente como puede ser el Burofax.

      Atte.

      Responder

Deja una Respuesta