Concepto de Hipoteca Abierta

Pocas entidades practican este concepto de la Hipoteca Abierta y la que más destaca por su utilización es, sin duda, la Caixa, que lo promociona como uno de sus productos estrellas, y en verdad es uno de las hipotecas más atractivas del mercado.

¿Qué diferencia a la Hipoteca Abierta del resto de Hipotecas?

La principal diferencia, y la que la convierte en una hipoteca tan especial es el hecho que permite disposiciones adicionales del capital hasta un límite previamente prefijado, que siempre es inferior al capital inicialmente obtenido al solicitar la hipoteca inicial.

Por ejemplo, si el capital inicial era de 300.000 euros, y se han amortizado 100.000 euros, la hipoteca abierta permitirá regresar hasta 280.000 euros, es decir, permite una segunda disposición de hasta 80.000 euros de una manera, prácticamente, inmediata.

Con esta opción, el ahorrador no es penalizado por el hecho de amortizar hipoteca, como sí sucede con otros préstamos hipotecarios en los que no se puede recobrar el dinero invertido en la amortización hipotecaria aún cuando puedan surgir posibles problemas futuros de liquidez.

La hipoteca abierta permite, a su vez, la utilización de todas las opciones de tipo de interés, para que el cliente pueda decidir la que mejor se adecue a su situación personal y financiera. Se puede optar por un tipo de interés variable, fluctuando con el mercado, un tipo de interés fijo, sabiendo el interés que se paga durante toda la vida del préstamo, o un tipo de interés combinado, con un tipo de interés fijo inicial o final, y un tipo de interés variable para el resto del plazo.

Por otro lado, uno de los principales puntos negativos que arrastraba la hipoteca abierta, como era el caso de no poder ser subrogada a otra entidad, quedó eliminado gracias a la Ley Hipotecaria de 2007 que sí permite la subrogación de la Hipoteca Abierta.

Además, y como un punto más a su favor, cabe mencionar el hecho de que permite la amortización parcial tanto en capital como en plazo, a diferencia de otras muchas hipotecas. Amortizar en plazo siempre es más interesante que amortizar en capital ya que se ahorran más intereses.

En definitiva, un producto más que interesante que satisface, en gran medida, las necesidades de los clientes.

Deja una Respuesta